MATRIMONIOS

Primero que todo, cabe destacar la rusticidad imponente de una zona campestre que fue trabajada para realizar tu matrimonio de la manera en que siempre soñaste: al aire libre, durante todo el día y con innumerables espacios de relajación bajo una infinidad de sombras de árboles que se balancea perfectamente con el calor mediterráneo único de este lugar.

Nuestro rituario ha contado con ceremonias de diversos valores simbólicos; en La Arbequina está todo, sí, todo permitido.

Decorado a través de toldos fabricados aquí mismo con telas colgantes de colores vivos, en el sector del cóctel podrás disfrutar del variado abanico de platillos y especialidades de la casa tales como el Mojito de manzana con berries, nuestro extraordinario Pisco Sour o la infaltable estación de Micheladas para equilibrar perfectamente con los distintos sabores que irás descubriendo a lo largo del día.

La relevancia de mantener un sello con absoluta autenticidad nos ha llevado a escoger dos sistemas dependiendo de la cantidad de invitados en tu casorio. La primera opción y cuando no se superan los 250 asistentes, ofrecemos un almuerzo tipo bufé en un comedor techado que puede contener hasta 350 invitados.

Por su parte, la segunda opción tiene que ver con un viaje por el mundo a nivel gastronómico tipo cóctel. Conocerás  Asia, Europa y América por medio del paladar, donde irás descubriendo, además, estaciones por todo el terreno que ofrecen los mejores vinos de la zona, Jamón Serrano con Pantumaca y Sangría, quesos y Late Harvest o deliciosas pittas con carne, entre muchas otras sorpresas.

En caso de lluvia, no te preocupes, porque tenemos disponibilidad de un salón completamente cerrado para 170 personas aproximadamente. La pista de baile cuenta con su propia barra, escenario y un infaltable bajón en el entretenido bazar de dulces y, cómo no, la pata de ternero con pan amasado para afirmar el cuerpo y seguir bailando.

Por último, es recomendable asistir con zapatos y ropa muy cómoda. En La Arbequina está todo incluido, con el objetivo de que los novios, desde que deciden contratar, solo disfruten.